Viajar con un bebé

Hemos hecho dos viajes con León, uno en auto y otro en avión. En ambos hemos visto lo práctico que resulta viajar con un bebé que sólo toma pecho.

Esta última ocasión hicimos el viaje en avión, y las diferencias saltaban a la vista. Es claro que cada familia elige lo que les resulta mejor, y a nosotros cada vez más nos gusta nuestro método. En el aeropuerto vimos muchas familias que viajaban con carreolas, mamilas y recipientes para guardar leche. Recuerdo particularmente un bebé que lloraba desesperado mientras esperábamos subir al avión. A mí me parecía que tenía hambre. El padre tuvo que tomarlo en brazos para tranquilizarlo, pero el bebé continuaba llorando. El llanto continuó hasta que la familia se instaló en su asiento, y la mamá pudo preparar una mamila, e incluso así tardaron un poco para tranquilizar por completo al bebé. Nosotros preferimos usar canguros o rebozos con aros. Y a León parece gustarle mucho, pues se siente protegido y puede ver todo desde nuestra altura. Y así, si nuestro bebé tiene hambre, sólo tengo que acomodarlo en el rebozo para poder amamantarlo, inclusive en movimiento.

Al llegar a nuestro destino, acomodamos nuevamente a León, y caminamos por el pasillo, mientras las otras familias esperaban a que llegara su carreola, con el tráfico que suele producirse cuando hay gran cantidad de cualquier tipo de vehículos.

Luego están los restaurantes: como a mis padres les encanta invitarnos a comer, visitamos varios durante la estancia con los abuelos. En estos casos preferimos el rebozo, pues así es fácil amamantar en público, el bebé suele arrullarse y se queda dormido. Si llega a despertar, no se asusta, pues está pegadito ya sea conmigo o con su padre, y siempre nos queda una o hasta dos manos libres para comer. Algunos me han dicho que hay lugares en los que no permiten carreola, pero con el rebozo eso no es problema.

He notado que llamamos mucho la atención a donde vamos. He notado también que algunos padres ven lo práctico de nuestro sistema, pero siguen prefiriendo las carreolas y las mamilas. Muchos me siguen preguntando si no me canso de amamantar y de cargarlo. Y pues sí, claro que hay momentos en que me siento cansada, pero creo que todos los padres se sienten cansados en algún momento. Y, como dije en una entrada anterior, basta observar un poco para darse cuenta que todos los padres terminan tomando a sus hijos en brazos eventualmente.

Cargar a un bebé con la ayuda de un aditamento es tan efectivo, que es posible recorrer todo Teotihuacán: Mi esposo no cabía en sí del gusto que tenía de haber subido a la Pirámide del Sol, a la de la Luna y al templo de Quetzalcóatl con un bebé de brazos.

Amamantar en público

Debo confesar que al principio me daba un poco de pena amamantar en público, así que agradecí mucho que mi madre me hiciera un rebozo tipo sling de manta lo suficientemente grande como para hacer una cuna portátil para mi bebé, que además me permitía amamantarlo bien cubiertos los dos. Pero luego mi bebé fue creciendo y, como a muchos bebés, ya no le fue grato sentir tanta tela encima, y además empezó a tener el reflejo de patear y patear en cuanto sentía algo en sus pies, así que amamantarlo en esa cunita ya no era tarea sencilla.

Aunado a eso, a mis sobrinos les daba –y les da todavía– una curiosidad tal el hecho de que su primo no tome en mamila sino directamente de mi pecho, que el cubrirme aumentaba más esa curiosidad en lugar de disminuir su interés. Como resultado: apenas veían que me acomodaba para alimentar al bebé, y ya los tenía encaramados sobre nosotros para ver el gran acontecimiento.

Llegados a ese punto, lo cierto es que yo ya me había acostumbrado tanto a amamantar a León, que empecé a verlo justamente como lo que es: algo natural de lo cual no debía avergonzarme. Sin embargo, notaba que no todas las personas se sentían cómodas con el asunto, conocidas o no conocidas, sobre todo si había hombres presentes, aunque fueran de la familia, y aunque esos hombres fueran todavía unos niños.

Intenté cubrirme con una manta, pero el resultado fue el mismo. Ante la preocupación del padre, que tampoco quería que me descubriera en público, mi bebé movía todo su cuerpo para deshacerse de la incómoda mantita que lo privaba de algo que los dos disfrutamos cuando le doy pecho: vernos y sonreírnos.

Luego de batallar unos días con las pequeñas rabietas que armaba León en su protesta por la censura, decidí que, más que las opiniones de los demás, lo que más me importaba era alimentar a mi bebé.

Lo cierto es que tampoco he llegado al punto de otras mujeres de sacar su pecho así como así. Más bien procuro usar blusas que me faciliten amamantar con cierta sutileza, y recientemente he encontrado otro sling mucho más pequeño que facilita alimentar a León sin que él sienta ningún estorbo en los pies y sin que se sienta encerrado.

Cuando empecé a leer más sobre lactancia materna, empecé a darme cuenta que mi pena y la curiosidad de mis sobrinos tiene un mismo origen: que cada vez es menos frecuente ver a madres amamantando en público. Entonces empecé a darme cuenta que no sólo se trataba de alimentar a León, y de ofrecerle el mejor alimento posible y lo mejor de mí misma, sino de la difusión y la promoción misma de la lactancia materna. Y parece que mi pareja también ha llegado a lo mismo porque ha dejado de cubrirme como a una monja.

Al amamantar en público invito a que otras madres se animen a hacerlo, les recuerdo que en realidad es mucho más sencillo dar el pecho, con la leche siempre en su punto y lista para el bebé, que andar cargando con mamilas y recipientes para guardar ya sea leche en polvo o leche materna extraída. Como consecuencia, madres que ahora son abuelas se acercan a felicitarme y a contarme que su hija o su nuera no pudieron dar pecho, y mujeres que no son madres aún me preguntan si yo no batallé. Eso refuerza mi convicción de seguir amamantando en público.

Una vida en manada

Una manada es un conjunto de animales de una misma especie que andan reunidos, y nada mejor para describir mi situación actual.

Dado que mi esposo y yo tenemos la posibilidad de trabajar desde casa, eso hemos hecho desde que estábamos esperando la llegada de nuestro hijo, y con mayor razón ahora que ya lo tenemos en casa. Compartimos hogar con Odín, un pastor holandés.

Así que mi vida es una vida en manada. No somos animales de una misma especie, pero sí que vivimos juntos y solemos ir juntos siempre que se puede.

Creo además que refleja la postura que he tenido siempre: que los seres humanos somos animales. Por supuesto que ninguna especie es igual a otra, pero por muy diferentes que podamos ser no dejamos de ser animales. Me encantan, pues, aquellos estudios que parten de esa premisa. Por eso, supongo, ahora que soy madre lo de la lactancia materna, la crianza en brazos y el colecho se dieron como algo natural.

La primera entrada

Hace ya varios días que traía la cosquilla de abrir esta bitácora, y no deja de ser curioso que la empiece hoy: uno de esos días que siento que todo lo que he hecho es alimentar, cambiar pañales y arrullar a León, mi hijo.

Trabajar desde casa para poder amamantar a libre demanda no siempre es fácil, pero hay días mejores que otros. Hoy no fue uno fácil.

Hoy ha sido uno de esos días en que parece que no puedo soltar ni cinco minutos a León porque siente mi ausencia y me pide otra vez que lo alimente. No sé si será que está dando otro estirón, o simplemente me requiere ahí, pegaditos los dos piel con piel. Por lo tanto, no he podido avanzar prácticamente nada en mi tesis doctoral, y aunque disfruto mucho estar con mi hijo, me comen los nervios al ver que ya sólo me quedan dos meses y medio para terminar un borrador de la tesis si quiero graduarme, como debería, en diciembre. De hecho estoy escribiendo esta entrada con mi hijo entre los brazos.

Al borde de la angustia, las bitácoras de otros en esta red de apoyo a la lactancia materna me hicieron sentir mejor. Así que me decidí a iniciar mi propia bitácora. Quizá a alguien en el mundo le sirva en algún momento leer una entrada mía, así como leer entradas de otros me ha hecho bien a mí. Además, en las brevísimas siestas de León, no he podido dejar de pensar en esto, y mucho menos me concentro en las lectoras de la tesis.

Así que comenzamos mundo: seguro que ya vieron que aquí se hablará tanto de la dichosa tesis como de mis días como vaca lechera.

Eso sí, diría mi compañero: no una vaca cualquiera.

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia