Descubrirme madre…

Como he contado en otros espacios, lo cierto es que muy pocas veces en mi vida me había imaginado como madre y, en cambio, mis planes para el futuro siempre eran a partir de una visión de mí misma desde una perspectiva laboral. Por eso, no deja de sorprenderme cuánto disfruto ahora ser madre, no sólo por tener un hijo, sino cuánto disfruto estar las veinticuatro horas del día con mi bebé, y cómo me parece ahora natural este hecho.

No es que esté en contra de las guarderías o que me sienta aprensiva por dejar que alguien más esté con él. Mi madre impulsó la primera guardería en mi pueblo natal porque veía que muchas madres tenían una verdadera necesidad por salir a trabajar y no tenían con quién dejar a sus hijos.  Y  en esa lucha yo misma fui una de las primeras niñas de esa guardería, y lo recuerdo como una experiencia grata. Es más: hasta me acuerdo de los almuerzos que me preparaban ahí y de cuánto me gustaban.

Pero es necesario hacer una aclaración: yo fui a esa guardería hasta que tenía entre dos y tres años, y sólo estaba ahí un par de horas al día. A lo sumo cuatro. Antes de ir a la guardería yo conocí la hermosa experiencia de pasar mis primeros días de vida pegada al seno de mi madre, y mi madre me llevaba con ella a todos lados en su rebozo. Y cuando mi madre llegaba por mí, yo sabía que ella estaría conmigo y con mis hermanos el resto del día.  Ir a la guardería fue para entonces una aventura. Un paso intermedio que me hacía sentir que estaba creciendo y que pronto, como mis hermanos, iría a la escuela. Una emoción positiva, pues.

Veo que algunos se sorprenden de verme tan pegada a mi bebé, como antes se sorprendieron de verme tan cercana a mi esposo. ¿Por qué iba a casarme con alguien con quien no me gusta estar?, me preguntaba yo. Si me casé con él es porque nos gusta estar juntos. Ahora me pasa otro tanto: si quisimos ser padres fue para estar con nuestro hijo. Para educarlo nosotros.

A veces pienso que los niños se confunden al tener tantas figuras de autoridad. Si en una empresa eso se convierte en un problema, ¿cómo no lo va a ser para un niño que apenas está descubriendo el mundo?

Por eso me siento tan triste hoy. Porque esta semana mis dos planes para seguir trabajando desde casa el próximo año se han esfumado. Y ahora no sé muy bien qué vaya a pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *