Lactancia materna, colecho y cognición (parte 2)

Ya en una entrada anterior hablé un poco sobre algunos estudios relativos al tema, y me enfoqué en un número de Clinical Lactation sobre algunas técnicas de crianza que recomiendan dejar llorar al bebé para acostumbrarlo a dormir solo o a tener horarios en su alimentación. En esta ocasión quiero concentrarme en los efectos que tiene la lactancia materna en libertad que incluye, en su definición, la práctica del colecho y el amamantar a libre demanda.

Sobre el tema, les recomiendo la amplia recopilación Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia, realizada gracias al apoyo de diversas instituciones y organizaciones tales como la Organización Panamericana de la Salud, entre otras, contiene una serie de reseñas de investigaciones científicas realizadas en diversas partes del mundo sobre los efectos positivos de la lactancia materna en la morbilidad y la mortalidad infantil, el desarrollo intelectual y motor, enfermedades crónicas tales como la diabetes y la hipertensión, la salud materna y los beneficios económicos que se asocian con su práctica.

Uno de los aspectos valiosos, a mi juicio, de este trabajo, es que en las reseñas de las investigaciones se incluye información sobre la metodología utilizada, el tamaño de las muestras y las definiciones de lactancia materna que se usaron en cada estudio. Así, si bien es claro que la intención es hablar de los beneficios de la leche materna, también distingue en cuáles estudios la evidencia es más significativa y en cuáles hay que tomar en cuenta aspectos que podrían haber intervenido en las conclusiones finales.

Lo cierto es que, en sus casi doscientas páginas, una y otra vez es posible confirmar la tendencia que confirma, estudio tras estudio, que nada puede igualar los efectos positivos de la leche materna tanto en los niños como en sus madres y, más allá, en sus familias y comunidades.

Así, por ejemplo, ante la presión que suele darse, sobre todo en Latinoamérica, para iniciar la alimentación complementaria a los cuatro meses, contrastan los resultados del estudio llevado a cabo por Dewey, Cohen, Brown y otros, en Honduras. En él, compararon los efectos en el desarrollo motor de bebés alimentados exclusivamente con leche materna durante cuatro meses y el de aquellos bebés que continuaron con leche materna exclusivamente hasta los seis meses. De acuerdo con estos autores, los lactantes que recibieron leche materna únicamente durante los primeros seis meses de vida gatearon más temprano, se sentaron solos más rápido y tendieron a caminar a los doce meses de vida, en comparación con los lactantes que iniciaron su alimentación complementaria a los cuatro meses.

Ello me hace recordar los comentarios que recibí, precisamente, entre los cuatro y los seis meses de vida de León. León era un bebé grande y pesado y esto, en lugar de ser una prueba de que la leche materna era todo lo que él necesitaba, era usado para convencerme de que ya necesitaba otro tipo de alimentación y que mi leche ya no le era suficiente. Y, por otra parte, para todos era sorprendente lo rápido que se desarrollaba en sus habilidades motoras: se sentó sin ayuda a los cinco meses, empezó a gatear a los seis, dio sus primeros pasos a los nueve y caminó ya por su cuenta al final de los diez meses.

Los beneficios de la leche materna parecen ser más reveladores en bebés con bajo peso al nacer, como el dirigido por Horwood, Darlow y Mogridge en Nueva Zelanda. En él, se evaluaron las puntuaciones del cociente intelectual de la capacidad verbal y de ejecución, obtenidas con la escala de inteligencia infantil de Wechsler, de 280 lactantes con muy bajo peso al nacer, nacidos en 1986 y evaluados entre los siete y ocho años de edad. La duración de la lactancia materna se asoció significativamente a las puntuaciones del cociente intelectual. Así, por ejemplo, los lactantes amamantados durante ocho meses o más tuvieron en promedio una puntuación del cociente para la capacidad verbal 10,2 mayor y una puntuación del cociente para la capacidad de ejecución 6,2 puntos mayor que los lactantes no amamantados.

Por supuesto que aquí entran una serie de factores socioeconómicos que influyen a nivel perinatal y familiar pero, inclusive tras ajustar los resultados por estos y otros factores, los bebés amamantados por más tiempo registraron mejores puntuaciones.

Otro caso es el estudio de Anderson, Johnstone y Remley, dirigido en escenarios urbanos y rurales de diversos países tales como Reino Unido, Estados Unidos de América, Australia, Alemania, Nueva Zelanda y España, y en el que se usaron pruebas de desarrollo cognitivo como las escalas de Bayley, la prueba de vocabulario en imágenes de Peabody, el índice cognitivo general de las escalas McCarthy y también la escala Wechsler. Según sus resultados, el beneficio medio sin ajuste observado en la puntuación del desarrollo cognitivo correspondiente a la lactancia materna, en comparación con la alimentación con fórmula, osciló entre 5 y 6 puntos. Tras el ajuste –es decir, luego de considerar la influencia de otros factores además de la alimentación–, la diferencia disminuyó a 3,16 puntos, pero permaneció siendo significativa. Y precisamente el grupo en el que se observó el mayor beneficio de la leche materna fue en el de niños y niñas con bajo peso al nacer, y este beneficio se observó más en aquellos niños amamantados por más tiempo.

Los resultados se corroboran en otros estudios llevados a cabo en diferentes países y con diferentes variables, tales como el nivel de educación de los padres, la zona geográfica y el nivel socioeconómico familiar. Con diversas variables, la lactancia materna se sigue asociando con mayores puntuaciones en las escalas de desarrollo mental, y son mayores cuando la lactancia materna continúa ocho meses o más.

Me llama la atención que en los diferentes estudios, los periodos de duración de la lactancia materna no suele distinguir más allá de los ocho meses. Es decir, cada estudio varía en sus categorías de duración, pero se observa consistentemente que todas incluyen una última categoría de N meses/semanas o más que no sobrepasa el año. Ello me lleva a pensar que es muy difícil encontrar bebés amamantados más allá de sus primeros doce meses de vida. Además, la práctica prolongada de la lactancia materna se asocia también a un mayor nivel educativo y socioeconómico de la madre, lo que dificulta la eliminación de factores de confusión no controlados en pruebas de inteligencia en estudios longitudinales.

Así, por ejemplo, el de Rodgers, un estudio prospectivo de una muestra de 5,362 bebés a quienes se les realizó un seguimiento durante quince años, y si bien en este estudio también se asoció la lactancia materna con mayores puntuaciones en pruebas de inteligencia, es difícil establecer un resultado contundente que apunte solo a la lactancia materna cuando ésta está fuertemente relacionada con la educación y el nivel socioeconómico de la madre.

También en Monterrey veo este fenómeno que no deja de sorprenderme, y es que es muy común que la práctica de la lactancia materna se abandone con facilidad en clases sociales bajas. Por supuesto que la falta de información puede jugar un papel determinante pero, dado que la leche artificial conlleva gastos extra en el cuidado de un bebé, resulta extraño que las instituciones públicas de salud no inviertan más en campañas de información y, en lugar de eso, regalen latas de leche en polvo a las madres derechohabientes. El tema amerita más investigación y da para otra entrada.